ALGUNAS NOTAS SOBRE LOS HUERTOS URBANOS Y LA ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

Image

Los huertos urbanos se plantean en la actualidad como un nuevo concepto de espacio verde, donde la participación ciudadana es fundamental. A diferencia de los jardines y parques, cuidados y mantenidos por los servicios municipales, los huertos urbanos son fruto del trabajo y el cuidado de los propios usuarios, por lo cual adquieren también un valor desde el punto de vista social.

Normalmente el huerto urbano es pequeño y hace falta aprovechar cada centímetro cuadrado y sacarle el máximo rendimiento. Por eso la producción en el huerto urbano será una mezcla de cultivos que técnicamente se llama un policultivo.

La razón es muy sencilla. Dos plantas sembradas una al lado de la otra se hacen competencia entre ellas de dos maneras. Una porqué las dos absorben nutrientes y la otra porqué se hacen sombra. Obviamente dos plantes iguales tienen las raíces igual de profundas, buscan los mismos nutrientes y compiten por la sombra. En cambio, si dos plantas son diferentes la competencia entre ellas puede ser menor.

A todo esto se debe añadir que las enfermedades no se transmiten tan rápidamente en un policultivo ya que los diferentes tipos de verduras son sensibles a diferentes enfermedades.

La asociación de cultivos, busca obtener beneficios del crecimiento simultáneo en un mismo terreno de dos o más especies diferentes. Para asociar cultivos hace falta tener en cuenta que plantas son más compatibles entre ellas.  No se puede mezclar todas las especies a nuestro antojo. Si optamos por los tomates, por ejemplo, hay que saber que no se llevarán bien con los pimientos, las berenjenas y la patatas.

Asociaciones posibles:

Es posible asociar hortalizas con diferente velocidad de crecimiento para obtener una mayor productividad, algunas de estas asociaciones que dan un buen resultado son:

  • Rábanos, lechugas y zanahorias: sembrar tres hileras de rábanos o de lechugas entre cada dos hileras de zanahorias.
  • De coles con lechugas: entre cada dos hileras de coles una hilera de lechugas y, dentro de las hileras de coles, una lechuga entre cada dos coles.
  • De zanahorias y nabos: los sembramos en hileras alternas; los nabos son cosechados antes de que las zanahorias hayan alcanzado su pleno desarrollo.
  • Judía de enrame y pepino: una hilera de pepinos entre las dos hileras de judías (80 cm de separación).
  • Chirivía y escarola: plantarlas en hileras alternas dado que la primera tiene raíces pivotantes y la escarola poco profundas.
  • Zanahoria y puerro: eficaz para repeler a la mosca de la zanahoria y la del puerro. Una hilera de rábano entre cada dos de zanahoria; los puerros se plantarán en el lugar de los rábanos ya recolectados (en zanahoria de primavera) En zanahoria de invierno se alternarán dos hileras de zanahoria con dos de puerros.
  • Zanahoria y cebolla: tres hileras de cebolla y dos de zanahoria (25 cm entre hilera)
  • Tomate y cebolla: se plantarán en primavera las cebollas en un campo preparado para acoger al tomate, éste en hilera y a cada lado de la hilera de cebollas (a 35 – 40 cm).
  • Espinaca de primavera con apio: las espinacas se siembran en marzo, los apios en mayo en una hilera entre cada dos de espinacas.
  • Cebolla y fresas o achicoria y fresa: en hileras alternas.

La lista anterior se ha recogido de la web EN BUENAS MANOS  ¡Espero que sea de vuestro interés!

Anuncios

EL HUERTO EN PRIMAVERA

El huerto en primavera es más gratificante que en invierno. Todo comienza a crecer, concretamente en la cabaña, los guisantes y las habas comienzan a estar preciosos. Las acelgas incluso las hemos probado y que bien sabe lo que cultivas.

El área de jardin comienza a estar muy florida y los alcorques que hicimos durante el invierno delimitan los arbustos.

Sin embargo, sea cual sea la época del año, el huerto requiere cuidados, hay que remover la tierra, arreglar las áreas de cultivo, sembrar, trasplantar, regar…. todo es genial si lo hacemos con un sentido lúdico.