HABLEMOS DEL COMPOST

El tratamiento del compost es quizá menos atractivo que otras labores del huerto y sin embargo es muy importante.  El compost se usa en agricultura y jardinería para enriquecer la tierra.  El compost que a veces también se denomina abono orgánico es el producto que se obtiene del compostaje, y constituye un “grado medio” de descomposición de la materia orgánica, que ya es en sí un buen abono. Se  forma de desechos orgánicos.

En la Cabaña estamos preparando la compostera y entre tanto vamos preparando algún compost con hojas secas y algunas cosas que traemos de casa.

Para hacer compost se  pueden aprovechar los residuos vegetales del jardín y del hogar en lugar de  tirarlos a la basura: Cenizas, posos del café o de té, cáscara de huevo, frutas (con excepción de los cítricos, verduras y hortalizas, yogures caducados, tapones de corcho, papel de cocina, aceite de aliñar, pelos, etc.

¿Que no se debe echar?

  • Carne, huesos y pescado. Produce malos olores.
  • Plantas y frutos enfermos o gran cantidad de vegetales podridos. Produce malos olores y putrefacción.
  • Ceniza y serrín de madera tratada o aglomerados. Colas y barnices. Esto es muy tóxico.

Y por supuesto cualquier material que no sea orgánico y biodegradable: plásticos ,vidrio, etc..

Se dice que por cada 100 kg de restos orgánicos se obtienen 30 kg de abono.

El compostaje una actividad gratificante, ecológica y práctica 100%.